TED, TODD Y EL CICLO DE LAS COMPENSACIONES MORALES

Daniel Aznar Alonso · BARCELONA 

En resumen, se podría decir que Ted era un lunático temerario y Todd era un abogado oportunista. Unos socios extraños que ya eran bien conocidos en el mundillo judicial. En 2005 Ted se bebió un bote de bronceador y estuvo a punto de morir intoxicado. Todd le consiguió una indemnización de dos millones de dólares. En 2007 Ted se cortó el pulgar derecho con la picadora. Todd le consiguió tres millones. En 2010 fue una oreja quemada con una estufa y dos millones más. Ahora la cosa se les había ido de las manos. Ted se cortó la pierna con la motosierra, pero murió desangrado. Todd estaba ahora en prisión sin fianza, acusado de haber inducido a las autolesiones y muerte de Ted. Se constituyó una acusación particular por parte de empresas afectadas en sentencias anteriores. Todd pensó entonces que la única deuda que no admite condonación es la venganza.

 

 

Queremos saber tu opinión