Receta de cocina

Esperanza Temprano Posada · Madrid 

Primero limpio el pato y borro tu huella de mi memoria. Después lo meto en el horno y evoco tu peculiar doctrina de los actos propios: mucha conferencia en pro de la lucha contra la violencia de género y yo arrastrando las secuelas de tus malos tratos. Luego lo riego con el zumo de naranja y alimento mi autoestima convenciéndome de que ya eres historia. A media cocción le echo un vaso de licor y me bebo la botella para poder empaquetar mis cosas, el desahucio es mañana, jugaste con ventaja, abogado, me dejaste en la calle y sin pensión. Una vez que está dorado, lo adorno con rodajas de naranja espolvoreadas con matarratas y espero a que llegues para ofrecerte tu plato preferido. No sé qué es lo que quieres decirme pero seguro que serán tus últimas palabras y no pienso derramar ni una lágrima por ello.

 

 

Queremos saber tu opinión