Que sea leve

José Manuel Castella Almiñana · Gandía (Valencia) 

¡Cainita!, ¡eres una escoria humana! El Presidente , con su “Orden, Orden o mando desalojar la Sala” azuzo el tumulto organizado por los gritos de la cuñada del acusado. Los ojos del Fiscal y de los miembros del Jurado se clavaron en mi cara esperando que algún argumento saliera de mi boca reseca. Palidecí. Me quedé rígido como estatua. Me ahogaba, aaajjjjjjjjjjjjjjj. Abrí los ojos. Mire el reloj. Las 5 de la madrugada y empapado en sudor. Te contare mi secreto. Esto solo me pasa desde que comencé como becario-pasante. No puedo quitarme la “china” del zapato del día de antes de la vista por muy preparado que esté. Da igual la gravedad del asunto. Llevo años y años de toga, y aun espero poder defender alguno que considere que sea leve a mis ojos y dormir de un tirón.

 

 

 

Queremos saber tu opinión