Patología de un juicio sumario

Rodrigo Díaz García 

‘- ¿¡Qué sabrás tú!? – Grité. Aquella parsimonia en sus trémulos ojos negros me sacaba de quicio – Llevo meses preparándome este juicio. Pareció darle igual. Todo le daba siempre igual. Aquel pato era realmente estúpido… Por eso hacíamos t

 

 

Queremos saber tu opinión