Newton

JOSÉ LUIS GONZÁLEZ MARTÍNEZ · SAN SEBASTIÁN 

Adiós, que te vaya bien, abogado con bufete, gordo y seboso en tu gran mesa con cartapacio de piel y secretaria de buen culo. Yo seguiré con mis sudores y mi fregona. Y con mis dos churumbeles que me has hecho en estos años. “Eres más hermosa que una aurora boreal”, me dijiste borracho; y yo, “eres un plomo de cuidado, ¡pero qué guapo estás!”. Me volviste loca, terminaste la carrera con mis ahorros…, total para luego hacerte famoso encerrando inocentes camellos. Seis años en este apartamento con terraza para cenar en verano, invisible en un dieciseisavo, alejados del mundo, sin testigos, sin juzgados, esos quedaban para ti. Al fin te has ido, pero ha sido Newton, ya sabes, masa, distancia, una barandilla roñosa, tres güisquis y un empujoncito. Debiste estudiar física y no derecho. Aunque ahora que miro, no sé si lograrán sacarte del socavón que has hecho.

 

 

 

Queremos saber tu opinión