Musa

Mª DOLORES SERRANO ÁLVAREZ · Arganda del Rey (Madrid) 

Cuando los plomos saltaron por tercera vez, decidí tomarme un descanso. El caso se había complicado y mi cliente, autor accidental del socavón, no estaba dispuesto a pagar la indemnización. Cansada, bajé a “El camello de los ojos azules” a tomar una cerveza. En lugar del bar, encontré una galería de arte. ¿Por qué no? La niña del primer lienzo me resultó familiar. También la adolescente del siguiente cuadro, y la mujer joven de la tercera pintura. Un escalofrío recorrió mi cuerpo. ¡Era yo! Mis ojos, mi nariz, el lunar de mi boca…. Con la frente perlada de sudor busqué al autor de las obras. Estaba al final de la sala, con un cartapacio bajo el brazo. Cuando nuestras miradas se encontraron vi el sobresalto en sus ojos. Él tampoco me había visto antes. Se acercó despacio. -¿Quién eres? – preguntó con voz temblorosa. -No…¿quién eres tú?

 

 

 

Queremos saber tu opinión