La Postfranquicia

ESTEBAN TORRES SAGRA · ÚBEDA (JAɐN) 

Fiel a mi vocación vital -¡ahora que ironía!- decidí inaugurar un bufete en una bóveda muy coqueta y muy bien situada. Conté con un socio eficiente al que ya conocía de antes y entre ambos pronto nos hicimos con todas las querellas. Negociamos las fianzas en persona con Luci & Fer, evidentemente a la baja; hemos conseguido varias condonaciones de pena en la oficina del Sr. Sampedro, defendemos a espíritus díscolos en sus pleitos fronterizos… en resumen, hemos montado una empresa magnífica en un área de negocio poco explotada. Al cabo de tres décadas -¿qué importa el tiempo en este estado, etéreo? – cambiamos el árido clima continental por una mortaja hawaiana y un bronceador sin factor de protección – ya para qué preservar los osteocitos – y por fin nos hemos convertido en la mejor franquicia de abogados de todo el Purgatorio.

 

 

 

Queremos saber tu opinión