Desahucio interior

Alberto Solivella Carretero · Playa de San juan (Alicante) 

El final de mi conferencia se fundió con una atronadora ovación. Sin duda fijaría doctrina entre los juristas; y sin embargo, allí estaba yo acurrucado en mi medianía interior, sufriendo mi desahucio personal y viviendo una vida pequeña y solitaria, engullido por mil sentencias, togas, declaraciones, venias, códigos… y alguna lágrima (no siempre la mía). Cambiaría aplausos y parabienes por una sonrisa abierta que me esperara cada día, por un baño tibio repleto de esponjas de colores y un pato amarillo de goma, alborotados por el chapoteo de un niño –mi hijo-…

 

 

 

Queremos saber tu opinión