Corazonada

Mª Belén Mateos Galán · Zaragoza 

El argumento que expuso el becario, para librar de la condena a la presunta homicida, provocó un tumulto entre los socios del buffet. Quería destacar, impresionar y sobre todo acabar con toda la escoria que rodeaba al asunto. Nada parecía inculparla del delito, nada probaba su inocencia, sin embargo algo en la mirada de la china, le hacía confiar. El arma, la sangre, el móvil del crimen, las huellas… Giraban en su cabeza, como piezas de un puzle donde solo faltaba una para dar sentido a su corazonada. Expertos policiales habían inspeccionado la escena del delito. Sin embargo, fue en una foto donde se percató de su pequeño y abultado vientre, sus maternales manos lo cubrían como un escudo… ¡Esa era la pieza! Otra mujer vulnerable… pero esta vez la historia tenía un final diferente. Dos corazones latían a la vez luchando por sus vidas ¿Justicia?

 

 

 

Queremos saber tu opinión