Amarga Profesión

Cristobal Soriano Díaz · Málaga 

Agente Judicial y Procuradora acompañaban a Juan, el cerrajero que, forzando la cerradura abrió el aséptico, vanguardista e inmenso loft. Libros de Derecho abarrotaban las altísimas estanterías que parecían no tener fin. En una mesa numerosas notas y escritos resumían la doctrina de las Audiencias y Tribunal Supremo. En otra, incontables botellas vacías de whisky y vodka. A la misma hora, en la Facultad de Derecho, Alberto Roz, prestigioso abogado, repasaba sus notas antes de iniciar su conferencia sobre el Desahucio. El constante recuerdo de su mujer Patricia y Albertito su hijo, junto a su inseparable pato Lucas. Seis meses desde que lo abandonaron. Alberto apostó y perdió. Por la tarde, le confirmarían la plaza en el albergue de Alcohólicos Anónimos. Secándose las lágrimas: Señores, Señoras?.. el tema de hoy?.

 

 

Queremos saber tu opinión