ALUCINACIÓN PROFESIONAL

Pablo Herrero Ponce · Tenerife 

El sudor caía por mi frente precipitándose sobre la arena como gotas de plomo líquido. Cuarenta grados a la sombra y yo de vacaciones en Lanzarote montado sobre un camello. _Tienes que aprender a divertirte_ me dijo mi mujer. ¿Esto era diversión? Soy abogado 24 horas al día los 365 días del año, para mí no hay turismo comparable al vértigo de un expediente. Con el tosco balanceo del animal y los socavones de las dunas definitivamente el mareo se apoderó de mí. Fue entonces cuando el camello mi miró y me habló. _ ¿Eres abogado, verdad?_ Me quedé estupefacto. _ ¿¡Cómo sabes…!?_pero me interrumpió _ ¿Qué tal te manejas con la explotación animal?_ Pensé que estaba desvariando, así que saqué mi cartapacio de la cartera y, completamente entregado a la alucinación, traté de complacer a mi mujer y disfrutar un poco… _ ¿Podría ver su contrato?_

 

 

 

Queremos saber tu opinión