Imagen de perfilEN EL PLATÓ

MERCHE BOVÉ BARBERÁ 

Su gran sueño era convertirse en director de cine y ganar un Óscar de la academia de Hollywood. Se lo contó a su padre creyendo que le podía ayudar, pero no fue así. Estudia alguna carrera que te permita ganarte el pan de cada día –le dijo-. Siguiendo la tradición familiar, se matriculó en Derecho. Los primeros cursos no le entusiasmaron demasiado, pero el programa del tercero le pareció más interesante. Terminó la carrera, continuó estudiando y a los 25 años aprobó la oposición de juez. Años más tarde, magistrado en un Juzgado de Familia, estaba convencido de que no se había alejado demasiado de los platós. Aunque no podía gritar “corten” a los abogados que hablaban demasiado en la fase de informe, en la sala de vistas él era el único director, y todos los demás, actores obligados a acatar sus órdenes.

 

 

Queremos saber tu opinión