Imagen de perfilABOGADO SIN TECHO

Enrique Barbero Rodríguez 

¿Ayudar? ¿Qué significaba esa palabra? Lo mío era ganar dinero. Había estudiado derecho, me había hecho abogado, no trabajador social. Yo no hacía informes, demandaba gente. Mis reclamaciones caían con todo el peso de la ley por un buen puñado de euros. Tan importante me creí q monté una academia para abogados triunfadores y tan vanidoso fui q su fracaso arrastró toda mi fortuna.
Ahora, en un albergue de la campaña del frío, después de cenar y antes de dormir me convierto en el abogado de mis compañeros sin techo. No tengo nada, pero no les admito ni un trozo de pan y no es orgullo, es corazón.
Mañana, tengo entrevista con el trabajador social para entrar en un programa de vivienda. Dos años en la calle enseñan mucho, nunca me he sentido más rico, más abogado.

 

 

Queremos saber tu opinión