UN LADRON HONRADO

Elisa García García · Burgos 

—Señor Juez, soy un ladrón honrado, siempre cumplo todos los mandamientos. Amo a Dios y al prójimo como a mí mismo. No utilizo el nombre de Dios en vano pues no seria de recibo blasfemar contra mi creador. Voy con mi madre a misa todos los domingos. He hecho un pacto con el Altísimo de no mentir y mis pensamientos son puros así como mis actos. Además,jamás he matado a nadie ¡Dios me libre! —¿Se olvida de que está aquí por robar en un hotel y en una fabrica de gaseosas? Y eso va contra el séptimo—dijo el juez, mirando hacia el banquillo. —Pero Señoría, he devuelto las joyas y el dinero. —Si, porque le pillaron —sonrió el juez. —Lo robé en un momento de ofuscación, solo que la policía se adelantó cuando iba a devolverlo. Pero créame, soy un hombre honrado.

 

 

 

Queremos saber tu opinión