POR FAVOR, ¡UNA DE CHISMES!

Maribel Ramírez Guzmán · Sant Andreu de la Barca (Barcelona) 

Por Socorro, la abogada laboralista del despacho de abogados de Ramiro y Asociados, pasaban todos los rumores de la oficina. Era guapa, trabajadora y eficiente. Tan solo, entre expediente y expediente, se dedicaba a la práctica del cotilleo. El nivel de conocimientos alcanzaba niveles sin parangón, ¡ni las revistas del corazón! Ese día había podido incluir tres nuevos chismes en su lista de novedades: El penalista estaba… ¡de resaca con su secretario! El becario ¿D.J. los fines de semana? (Increíble pero cierto). Y por último el socio, liado con una modelo rusa al margen de su matrimonio. Todas las informaciones anteriores eran ciertas y confirmadas en diferentes fuentes. ¿Y cuáles eran sus secretos? Éstos, al igual que en un juramento, eran los mejor guardados. Su principio número uno era averiguar los secretos de los demás pero nunca revelar los suyos propios.

 

 

Queremos saber tu opinión