Persona pájaro

Pilar Tarancón Gómez 

A Omar no le gusta que le llamen inmigrante, y menos irregular o ilegal; prefiere la denominación de “persona pájaro”. Dice que no entendemos al planeta tierra, que no entendemos que haya personas que, al igual que los pájaros, emigran porque necesitan alcanzar otras zonas más favorables para su existencia. Se me encoge el corazón cuando lo visito en el centro de internamiento y me encuentro con su mirada suplicante. Acogiéndome a la metáfora que él mismo utiliza, lo siento enjaulado. Barajo con él todas las posibilidades legales que existen para conseguir su salida, e intento darle ánimos, pero noto que sospecha que su expulsión esta próxima; expulsión, qué fea palabra. Me preocupa el recurso, va a ser difícil conseguir un fallo positivo. De vuelta a casa tropiezo con una procesión. No soy religiosa, pero sólo me queda fijar la vista en el Jesús Nazareno y rezar por un milagro.

 

 

Queremos saber tu opinión