Palabra de honor

Mar González Mena · Burgos 

Se matriculó en Derecho por tradición familiar, pero desde el principio supo que aquello no era lo suyo. Cambió las clases por el mus en la cafetería de la facultad, las mujeres que se dejaban y las juergas con los amigos, no necesariamente en este orden. Cada mañana de resaca recordaba el juramento que le hizo a su padre y despertó muchos días gritando socorro ante la imagen amenazante del espíritu de su abuelo. Les dio su palabra de honor de vestir la toga con dignidad. Realmente pensó que nunca llegaría a complacerlos, pero el destino es caprichoso. Mientras se mira en el espejo, marca de memoria el número de casa y deja un mensaje en el contestador. – Hola. Soy yo. Esta tarde estrenamos «El abogado» en el Teatro Alcázar. Estáis invitados.

 

 

Queremos saber tu opinión