NO HACE FRí–O

Remedios Atencia Montoya · Málaga 

Sábado por la mañana. Mientras tomo el suave sol en la terraza de casa me esfuerzo para imaginar que estoy en un hotel en pleno agosto, entre tragos de tintorro con gaseosa, y me froto las manos para entrar en calor. La subida del recibo de la luz hace que tenga que imaginar que no hace frío. Vaya dichosa cuestecita de enero. Tras las navidades no ha pasado a pagar por el despacho ni el gato; todo el mundo está más tieso que la mojama, pero me los encuentro en la calle con sus cervecitas y sus gambitas de Huelva. Se acabaron los pactos de pago verbales. Desde el lunes empiezo a redactar hojas de encargo, y quien no provea de fondos se va a ver solo en el banquillo. Se acabó el trabajar de fiado. A mí también me gustan los Audis, como a mis clientes.

 

 

Queremos saber tu opinión