Mi vida en un minuto

Fernando Lanzón Martínez 

Fin de año?tiempo de mirar hacia atrás, tiempo en el que uno mismo está dispuesto a concederse un descanso, siquiera el tiempo que dura el tañer de una campana, para permitirse un paseo por la melancolía y bordear el camino de un difuso y doloroso sentimiento de pena por cualquier tiempo pasado. Mientras termino una mandarina con la mente alejada del vencimiento que desde hace días me atormenta, recuerdo con nostalgia el día en el que la conocí, hace ya tantos años?Y hoy contemplo con cierto orgullo cómo ella sigue siendo la columna sobre la que descansa mi vida, y con pánico cómo su pérdida puede hacer que se derrumbe toda ella, que me derrumbe yo. Ha sido generosa conmigo, diría incluso que demasiado, y hasta hoy ha tolerado todas las ingratitudes de mi profesión. Terminaré este suplico y me acercaré a ella para agradecérselo…Otra vez.

 

 

Queremos saber tu opinión