MI JUSTICIA

Diego García González · Santiago de Compostela (La Coruña) 

Sentado, en un hotel de mala muerte ,acierto a mirar a través de la última copa de coñac que me queda, y distingo entre la oscuridad ,un arrugado paquete de ducados presa de mis nervios,unos treinta euros y el recibo amarillento de una armería. Mientras sorbo un trago amargo como la vida misma, me fijo en la burbujas que explotan,similares a las de la gaseosa, y explotan también, mis recuerdos más recientes. ¡l, con traje impoluto,sentado en el banquillo de los acusados, yo llorando desconsolado la perdida de mi hija. La resolución más factible según mi abogado un pacto:cuatro años de prisión y una cuantiosa indemnización,recalca . No es suficiente,no para mi,lo rechazo. Su libertad supuso mi condenación,pero esta noche una bala pone fin a todo,le contemplo, inerte en el suelo,mientras la sangre brota abundantemente diluida con lluvia. Esta noche triunfa mi justicia.

 

 

Queremos saber tu opinión