La Toga

Matilde Hurtado Limiñana · MADRID 

Llueve a mares, estoy calada como una sardina. Tengo una vista. Llego a Capitán Haya, subo a la tercera, dejo abrigo y paraguas, cojo la toga, me la pongo.
Me voy al Juzgado, entro, su Señoría me mira con sorpresa, me pregunta: “¿Quién es usted?, ¿Qué hace aquí?, ¿Es letrada?”. Veo primero el desconcierto, luego risas contenidas. No entiendo nada, este interrogatorio a qué viene, por qué me miran así.
La secretaria judicial, me indica que he de guardar las formas ante el Tribunal, pero ¿qué formas?. Me increpa: -¡Qué falta de respeto!- ¡Mañana vengo yo de monaguillo!-. Si es que… márchese o llamo a seguridad.
Me voy al ascensor, el procurador me acompaña, y me indica: “Sé que siempre has defendido la justicia, pero esto es llevarlo demasiado lejos”. Me miro en el espejo del ascensor. Aunque negra, no es una toga, es la capa de Batman.

 

 

Queremos saber tu opinión