La llamada

Daniel Martin Vaquero · Alcobendas (Madrid) 

Llevábamos mucho tiempo sin vernos, desde que yo dejé la universidad y abandoné la ciudad, aquella ciudad que me asfixiaba. Cuando marqué su número de teléfono no era para disculparme por mi desaparición tan repentina, sino una llamada de socorro. Pasé noches enteras imaginando cómo comenzar una conversación con ella, mañanas mirando las olas golpear contra las rocas y cómo la resaca del mar aleja de la orilla a los bañistas en la playa. Quería volver, ser otra vez niños, volver al principio de nuestra amistad e iniciar nuevamente el juramento que nos hicimos cuando el futuro era tan incierto para los dos: amistad inquebrantable, pase lo que pase. Ella quería ser abogada, y lo consiguió; yo no sé qué quería ser y me convertí en ladrón. Ahora necesito su ayuda, quizás sea un egoísta o un ser sin escrúpulos, pero tengo que llamarla.

 

 

Queremos saber tu opinión