Jet lag

Pilar Gil Sánchez · Ourense 

Al otro lado del océano. Mientras las manoseadas maletas salían en procesión hacia sus ojerosos dueños, el jet lag empezaba a hacerme sentir en otro planeta. “Ha sido un placer conocerle. Y disculpe mi histeria cuando anunciaron el fallo del motor. “El placer ha sido mío, pero le aconsejo que se lime las uñas la próxima vez que vuele” “Como le dije, soy abogada, debemos mantenerlas siempre afiladas” Ese atractivo desconocido con el que solo había compartido unas horas de ajetreado vuelo, me dedicó su sonrisa más seductora, al tiempo que recogía su equipaje de la cinta. Quizá volviera a coincidir con él estos días en la ciudad, como Cary Grant y Joan Fontaine en “Sospecha”, pero sin haber tenido que pagarle el billete, quizá en este viaje podría matar dos pájaros de un tiro, ganar el juicio más importante de mi carrera y conseguir mi propio galán de cine.

 

 

Queremos saber tu opinión