Gelatina de pasión

Eva Sánchez Muñoz · Talavera de la Reina 

Nada hacia presagiar que precisamente hoy,cuando se celebraba el juicio que más columnas periodísticas había ocupado en la última década, el Fiscal de Hierro quedara absolutamente bloqueado,enmudecido. Por tercera vez el presidente de la Sala hizo sonar la campana despertándole así de su estado catatónico, mientras que el abogado de la defensa ya saboreaba un inesperado vencimiento. Sudoroso volvió a consultar el expediente, no halló ni rastro de las pruebas,ni rastro de las anotaciones de su alegato final,ni rastro de la pena a solicitar;en su lugar,por triplicado,la receta de su plato favorito Gelatina de Pasión con Mouse de Mandarina y una nota manuscrita:» me cansé de ser tu postre, baby». Entonces,al ver salir a su ayudante con la portentosa elegancia y la fría gestualidad que otorga la venganza,lo comprendió todo.

 

 

Queremos saber tu opinión