¡GA-SE-O-SA!

Sebastián Hidalgo García · ALCALÁ DE HENARES (Madrid) 

¡Ga-se-o-sa!, así, con su correspondiente colleja silábica. ¡Rompiste el pacto Peque!, dijeron al unísono sus tres, hasta el momento, amigos. Y Paquito la mano ejecutora. ¡Te fuiste de la lengua! La contraseña se la reveló a Elisa, la chica que le gustaba, pero lo pilló al vuelo la hermana que estaba a lo suyo, maleando hormigas; y se lo dijo a su madre. Fingió voz de adolescente y engañó a Moncho como a un chino, el custodio del santo y seña; él que siempre chupó banquillo porque nunca le entraba una chica. Los Platters y el ron Negrita allanando el camino, tres sujetadores ya desabrochados, y aparecieron los mamporros, ¡guarros!, ¡pervertidos! … “¡Señoría! ¡Señoría! se ha quedado usted transpuesto… aquí tiene el recibo del letrado y una llamada de su mujer desde el hotel”. Las cuatro, la toga hecha un higo y la manga veteada de babita.

 

 

 

Queremos saber tu opinión