El mundo de las partículas

Maribel Aznar Gallardo · Madrid 

Hubo un fallo en el reactor nuclear y todo el planeta estalló. La explosión llenó el cosmos de una procesión de partículas que danzaban como pájaros entre las estrellas. Las partículas de los médicos acudían a sanar a otras partículas malheridas. Las de los políticos hablaban de lo positivo del cambio que había sufrido la raza humana y cómo ellos eran los más adecuados para dirigir un nuevo mundo para todas ellas. Otras partículas simplemente miraban, en silencio y sin levantar sospechas. Miraban y sonreían relajadas viendo como las demás construían un nuevo mundo en armonía. Miraban y descansaban plácidamente al margen de toda actividad. No había llegado su momento. Simplemente miraban, conscientes de que cuando terminaran de trabajar conjuntamente y tuvieran la supervivencia asegurada, volvería el odio, la envidia, la venganza y el resto de sentimientos del que ellas se alimentaban. Entonces entrarían en acción. Eran partículas de abogados.

 

 

Queremos saber tu opinión