El guante blanco

Patricia España · Aranda de Duero (Burgos) 

Menudo pájaro era aquel ladrón, fino y elegante como ninguno, “el guante blanco” se hacía llamar. Tenía orden de busca y captura desde Melbourne hasta Nueva Escocia y era el más buscado en todo el planeta. No cometía ningún fallo en su trabajo y era tan meticuloso que sólo era una sospecha que fuera él el artífice de los robos, salvo por el guante blanco que dejaba a modo de firma. Como un bofetón a mi autoestima sentía cada vez que veía uno de ellos. Soñaba con ser aquel que lo atrapara y le pusiera en la fila de procesión rumbo a la cárcel, medallas, condecoraciones… Si no fuera porque era mi hermano y disgustaría a mama, ya lo habría hecho.

 

 

Queremos saber tu opinión