El caso «Zoo»

Chus Rama Ropero · MADRID 

Nunca imaginé que tendría un juicio por la muerte de un pájaro. Resulta que el bicho era de raza y el propietario lo tenía asegurado. Aquel hombre parecía venir de otro planeta. Yo diría que sacaba su vestuario de las series y películas de ciencia ficción. El caso era curioso: estaban bajo sospecha el gato del vecino de su rellano, el perro del piso de arriba y… ¡el lagarto del vecino de debajo suyo! Yo hice lo posible por ser todo lo profesional que pude, pero no veía el momento de escuchar el fallo del jurado. Los testigos se reían con cualquier pregunta que formulaba, aunque yo sabía que la procesión iría por dentro, porque debía tener ganas uno para ir a un juzgado y encontrarse con aquel zoo. Menos mal que gané el caso, lo que no sé es cómo el lagarto abrió jaula.

 

 

Queremos saber tu opinión