El atracador

Cecilia Rodríguez Bové · La Eliana (Valencia) 

La campana de la iglesia presagia que llega mi momento. Parapetado tras la columna permanezco inmóvil repasando cada detalle: factor sorpresa, disfraz, no coches, no luna, no luces… Hoy me estrenaré como atracador… Aunque realmente soy solo un capricho de la reencarnación. Antes fui un abogado, pero mi vida de recursos, vencimientos, penas y apelaciones, acabó la tarde que sufrí un infarto fulminante. Ahora he vuelto e irónicamente, tendré que aprender a sobrevivir de esta manera… Estoy solo y muy nervioso. Oigo pasos. Mi primera víctima se acerca. Contengo la respiración y espero… espero… y ¡zas!. Salto y la sorprendo. La chica reacciona lanzándome una mandarina directamente a la cara. “¡Imbécil!”, grita mientras corro asustado. Una vez a salvo, me pregunto qué ha fallado y repaso de nuevo los detalles… La próxima vez no iré de Caperucita a la Plaza Mayor y mejor esperaré a que sea de noche…

 

 

Queremos saber tu opinión