¿Dígame?

Rubén Jiménez López · MADRID 

La vida es una mierda, pienso cuando pido el recibo de un café solo y una gaseosa, en la parte posterior escribo, «desayuno Jorge Jiménez» para desgravar el IVA de mi cutre despacho de abogados. He quedado con mi hermano gemelo Rubén Jiménez, en la puerta del hotel de lujo más cercano a su brillante bufete, su esposa Silvia es bellísima, tiene dinero, salud, niños, y yo sigo soltero, sin un duro y arrastrándome por los banquillos de provincias, aún así, seguimos siendo como dos gotas de agua. Veo como sale mi hermano del cochazo, viene hacia mi, de repente sale un autobús de ninguna parte y lo arrolla, sin duda está muerto, corro hacia él, su móvil suena, cierro los ojos un segundo, hago un pacto conmigo mismo y respondo,.. Rubén Jiménez, ¿dígame?

 

 

 

Queremos saber tu opinión