Dichosa Terceria

Jose María Aguilar Martí · Alzira 

Tu asesor fiscal me convenció para interponer la Tercería de Dominio, y yo te convencí de que ganarías: si había separación de bienes desde el inicio del matrimonio no podías perder tu casa. E hicimos el pacto: si ganas cobro, si pierdes me invitas a gaseosa. Cuando perdimos acudí a verte. ¿Como explicarte que tu asesor fiscal que te giró el recibo por tu declaración de IRPF me había liado? Te dije la verdad, dentro de tu casa, rodeado por tus tres hijos, y con tu marido en la República Dominicana practicando la bigamia: “la casa es tuya, el hotel de tu marido, y la declaración del IRPF de los dos, pues la firmaste conjunta, así que de las mentiras por valor de un millón de euros declaradas por él también respondes tú.” Hoy estoy en el banquillo con tus hijos. Yo con la cara tatuada.

 

 

 

Queremos saber tu opinión