Crisis ¿What Crisis?

Daniel Domínguez Repiso · Bocos de Duero (Valladolid) 

Los recibos sin pagar sepultaban la mesa del despacho. La ilusión de ejercer se había evaporado como una gaseosa, tan solo un lustro antes abierta. Sus socios habían roto su pacto de permanencia en el bufete hacía más de un año. Su mujer le había anunciado que quería el divorcio. El cenicero atestiguaba que se había fumado más de dos cajetillas, acompañadas de casi una botella de whiskey… Aquel infausto contrato le llevaría mañana al banquillo y previsiblemente a un hotel pagado por el Ministerio del Interior, donde quedarían definitivamente enterrados cinco años de carrera, su matrimonio, sus ilusiones y su vida. ¿Cómo pudo haber cedido a aquella componenda? Si se veía la trampa desde Lugo… y se vio. Maldita crisis. Mañana en el juzgado tendría una pinta impresentable y quizás se pondría la toga por última vez. Encendió un postrero cigarro, tomó un trago y abrió el balcón

 

 

Queremos saber tu opinión