Como cada mañana

Juan Carlos Colás Ruiz de Azagra · Zaragoza 

Mientras observo, como cada mañana, la agenda de vencimientos, Luisito tiene a bien espachurrar, con sus diminutos deditos, tres gajos de mandarina sobre mi recien planchada toga. Trucos caseros, un cachete y dos besos. Alguien aporrea con energía la campana del ascensor. «Otra vez colgado» bocifera con insistencia doña Concha. Once pisos hasta el sótano menos dos, buen ejercicio para los glúteos. Y ahí está, la columna de siempre, pero esta vez no, tres suaves maniobras y obstáculo superado. La miro con desprecio y cierto aire de superioridad. Llego al trabajo. Mi exmarido y socio del bufete me saluda con un cariñoso «das pena». Le devuelvo el saludo con el dedo corazón. Cierro la puerta. Mi despacho, mi espacio. Me siento poderosa.

 

 

Queremos saber tu opinión