CARTA A MI ABOGADO

Maribel Romero Soler · Elche (Alicante) 

Estimado abogado: Espero que al recibo de ésta se encuentre usted bien. Yo bien gracias a Dios. Le escribo desde el hotel al que me envió el juez después de que usted me sentara en el banquillo de los acusados; nada que ver con el Palace, en el que seguramente se encuentra usted en estos momentos celebrando la fiesta de fin de año. Aquí no brindamos con Moët & Chandon, sino con gaseosa, no comemos caviar, sino patatas fritas, y no tenemos ninguna orquesta que amenice la velada, solo los ronquidos del “Mediahostia” y el “Malcarao”. Estimado abogado: Todos los días me acuerdo de usted y de la importancia de nuestro pacto. ¿Lo recuerda? “Confiésate culpable que de lo demás me encargo yo”. Ya han transcurrido dos años de mi condena y espero en pocos días la resolución de mi libertad condicional. Estimado abogado: Nos veremos. Feliz 2011.

 

 

 

Queremos saber tu opinión