Así estoy yo

Aina Valls Bolta · Valencia 

Inútil como un jugador de segunda en el banquillo, lúgubre como un hotel de carretera , insípido como una gaseosa sin gas, deudor como un recibo de luz impagado, frustrado como un pacto que nunca se cumplió. No es un estribillo de una canción de Sabina, es como me siento después de haber oído la sentencia. No irá a la cárcel porque es menor. Su madre me ha mirado fijamente. Su mirada lo decía todo. Miranda sólo tenía trece años cuando fue violada y asesinada. Yo les di esperanzas, y no he podido hacer más por ellos. Así estoy yo.

 

 

Queremos saber tu opinión