APROBACIÓN

ISABEL FRAILE SANCHEZ · Arucas(Las Palmas) 

Me aterraban las reuniones familiares. Me sentía como gaseosa entre champán francés. A pesar del pacto por mamá, aprovechabas cualquier excusa para ridiculizarme, herirme… Todos los miembros de la familia habían alcanzado notoriedad y dinero en sus carreras de Derecho. Tú, además, Magistrado del Supremo. Yo, un simple inspector de policía persiguiendo a chorizos y maleantes que rara vez llegaban al banquillo. Por ganarme tu respeto me ofrecía para investigar los asuntos más peligrosos, jugándome la vida en cada misión. Tras largo tiempo infiltrado, fue un recibo de hotel lo que me dio la clave. Sentí un vértigo, un sabor agridulce: acababa de resolver el caso de mi vida. Por fin, después de tantos esfuerzos, conseguiría fama, lograría ascender en mi carrera. No vacilé cuando te detuve como cabecilla de la red, por tráfico de drogas y personas. Aún… sigo esperando tu aprobación por el trabajo bien hecho.

 

 

 

Queremos saber tu opinión