Abogado de prestigio

María Isabel Soriano Vidal · Cheste (Valencia) 

La resolución de un caso importante, elevó a nuestro protagonista al punto álgido de su carrera de abogado. Respiró aliviado al leer por enésima vez el fallo de la sentencia, despojándose del peso del planeta que hasta entonces había llevado sobre sus hombros. ¡Había triunfado!… y se lo pensaba restregar por la cara, al pájaro de mal ag¡ero de su socio. Había terminado la oscura época de la sospecha y la duda. Ahora disfrutaría del prestigio; viviría a lo grande, sin reparar en gastos, comenzando por disfrutar de las merecidas Pascuas. Nada podía estropear su momento de gloria, nada …salvo la imagen del Jesús resucitado de la procesión, hablando con la rotunda voz de su profesor de Derecho Romano: – Oiga, usted, el de la cuarta fila…, a dormir mejor se va a su casa. Entréguenos su examen, haga el favor, y a ver si en septiembre viene más espabilado.

 

 

Queremos saber tu opinión