Imagen de perfil¿El perfecto abogado?

Borja Quero 

El perfecto abogado es un eterno aspirante a la justicia, un devoto del plazo procesal que como el mejor de los acróbatas mantiene el disco girando al final del palo, conocedor entrenado del momento exacto en que necesita de nuevo impulso. Debe saber además vestirse con la versión del cliente, separando de lo esencial la zarandaja sin perder nunca su independencia. Tiene que saber hablar y callar, leer y escribir. Pero ante todo, debe saber creer en lo que hace.

 

 

Queremos saber tu opinión