El Magistrado Tapia

Juan Ignacio Robles San Román · GIJí N 

Comenzó el juicio, presidido por don Faldrique, disgustado porque a sus setenta años le acababan de subir la edad de jubilación seis años más. – Con la venía Señoría, ¡No ha existido expropiación, sino dación!, porque….. – Disculpe señor letrado, ¿Qué tiene que ver aquí un saxofón, y una canción? – Digo ¡Expropiación!, señoría, ¡ Ex – pro – pia – ción!. – ¡Ah!, hable más claro, que apenas se le entiende, continúe – Pues eso señoría, para muestra vale un botón………. – ¿Cómo dice?, ¿Qué le importa un cojón?, ¡Respeto a la Justicia! Por favor – Pues eso señoría, que tiene usted razón. – ¡Ah! Que pide la libre absolución, bien, bien, visto para sentencia. – La que nos espera, pensó el Abogado

 

 

 

Queremos saber tu opinión