El blues del abogado

Cristina Niubó Morales · Hospitalet de Llobregat (Barcelona) 

Era inadmisible que la futura autopista cruzara justamente por el descampado del pueblo, el espacio destinado desde tiempos remotos para la celebración de fiestas populares. El alcalde sugirió los servicios de un conocido letrado que, oriundo del pueblo, aceptó complacido el caso. Se organizó una colecta general para cubrir su minuta, y el abogado, rechazando cualquier remuneración económica, confió en la razón jurídica para detener aquella alocada expropiación. El letrado resultó victorioso en la contienda, y se organizó una celebración en su honor. En el engalanado descampado, todos pulsaban nerviosos los botones de sus móviles para silenciarlos, y poco a poco reinó una quietud cargada de expectación. En la fresca noche, la banda del pueblo interpretó el blues que había compuesto para su héroe, iniciando la pieza con un solitario saxofón que consiguió emocionarle. Aquella melodía fue la mejor dación en pago que jamás recibiría por sus servicios.

 

 

Queremos saber tu opinión