TEPT

MONICA CRISTOBAL ALVAREZ · MADRID 

En el piso de debajo de mi casa hay un bebé, que todas las noches llora y llora de madrugada y a mí me desvela y, sin que él lo sepa, en esas horas de duermevela, aparecen muchas de las claves de mis pleitos. La más importante ocurrió hace dos noches, cuando dándole vueltas y vueltas a cómo mi padre había aceptado comisiones ilegales en su cargo para darse lujosos caprichos, me acordé de aquélla vez que me dijo que me iba a tirar a la hoguera si no le daba el soldadito de plomo que me había tocado en el menú infantil de una hamburguesería. Era un recuerdo que tenía completamente borrado. Por la mañana bajé a que me dejaran darle las gracias a ese bebé. Pero en ese piso no vive nadie. Y ya no sé si lo que llevo escuchando tantas noches, es mi propio llanto retardado.

 

 

Queremos saber tu opinión