Pruebas

JORGE MARTíN DELGADO · PINTO (MADRID) 

—Esto no tiene sentido. La sentencia es injusta. —Piénsalo bien. Hallaron infinidad de pruebas que la incriminaban. Admitió en el interrogatorio inicial que fue ella la que quemó el cuerpo en una hoguera la noche de San Juan. Se encontraron huellas suyas por todas partes, dejó su plan escrito en el menú de comida china que olvidó en la papelera de la cocina y puso la excusa de un pleito falso en otra ciudad para asegurarse una coartada. La comisión del delito es evidente. Hasta la defensa no ha apelado la decisión del juez porque considera que la pena impuesta es justa. —No lo es. Existe una razón que la inculpa y que es la clave de todo este asunto. —Ya has visto que todas las pruebas la apuntan. Nadie tiene ninguna duda. ¿Cuál podría ser esa razón? — Que ella no te mató.

 

 

Queremos saber tu opinión