MENTE DE JURISTAS

LUIS ANGEL TORINOS PEREZ · FUENSALIDA (VALLADOLID) 

Las llamas de la hoguera crepitaban.Tras el frugal menú que había servido de cena,sólo un par de emparedados de jamón y queso,decidieron volver a la preparación del pleito que les había unido ese fin de semana en aquella casa rural. Amigos,compañeros,sobre todo amantes.Socios del mismo despacho,ambos estaban casados. Les gustaba preparar los juicios con la toga puesta.Pensaban que estar togados les confería una impronta particular, una motivación especial en la preparación de los pleitos. De esta guisa estaban cuando sus miradas se cruzan, sus cuerpos se acercan y sus labios se buscan. Se funden en un húmedo y prolongado beso y es en ese instante, cuando las dos mentes juristas en comisión, se funden en una sola. Que pena que en la vista oral no podamos besarnos. Sería clave, pensaron.

 

 

Queremos saber tu opinión