La clave

SARA AMEZ LAIZ · GUADALAJARA 

Durante todos esos años, de largas noches de café y estudio, fantaseaba con el momento en que mis apuntes alimentarían el fuego de una hoguera en la noche más larga del año. Soñaba con dejar de malcomer un bocadillo en el tren camino de la facultad. Especulaba con mi futuro laboral:un prestigioso despacho,espléndidos honorarios… Pocos años después guardo con delicadeza esos apuntes. Aquel bocadillo se ha transformado en un tupper o en el menú del día de algún bar. Muchas veces mis ingresos poco tienen que envidiar a la comisión que me sacaba trabajando esporádicamente como comercial, y aunque la última noche de San Juan la pasé en vela preparando un pleito, debo confesar que todo esto es mejor de lo que entonces soñaba, la clave está en ponerle pasión a lo que haces y a mi esto, sin duda, me apasiona.

 

 

Queremos saber tu opinión