FASCINACIÓN LETRADA

Pablo Herrero Ponce · Santa Cruz de Tenerife 

Siempre he tenido problemas con los abogados, me caso con ellos. Hay quienes me quemarían en la hoguera por decir esto, pero los encuentro fascinantes. Me casé con un estudiante de Derecho y mi segundo marido, ya abogado, me llevó el divorcio. Dicen que todos los abogados son iguales, pero el menú es amplísimo; mi cuarto marido sólo se parecía al tercero en el negro de la toga, era un encanto… Pero tuve otras necesidades, como nuevos abogados, por ejemplo. Mi actual marido es el Stan Laurel de la comisión delictual, ambos teníamos la misma necesidad de jurisconsultos y supongo que eso nos unió. Creí dar con la clave, pero ya ve, ahora necesito esas medidas de protección.El matrimonio es un pleito sin fin, aunque quizá usted no lo sepa, ya he visto que no lleva alianza, lo cual, sinceramente, me extraña, siendo usted un letrado… tan encantador.

 

 

Queremos saber tu opinión