Sin argumentos

Cristina González Cansino · Benalmádena (Málaga) 

Hay veces que un abogado se siente sin argumento, con el que defender la causa que le ha sido encomendada. Aun a sabiendas de la posibilidad de sobreseimiento, debe seguir adelante realizando alegaciones sin contenido aparente, intentando mantener el tipo ante clientes de lo mas convencidos de poseer la verdad absoluta; ofrenda de estima que con el paso de los años y con conocimiento mas amplio, te cuesta aceptar. Si existiera fotografía del momento, se podría observar la resignación en nuestro rostro; eso si siempre actuando ante el teatro del estrado, entregado a la profesión, con la sola esperanza que los compañeros de tablas, entiendan que tu postura no puede ser otra, por lo menos en ese acto.

 

 

Queremos saber tu opinión