La secta

Francisco García de Arriba · Segovia 

Nunca me había encontrado con un caso como este: la aparición de varios cadáveres con la inscripción LEX en la frente. Una pista me llevó hasta esta nave de las afueras. Estaba desierta, así que me colé por un tragaluz. Parecía un lugar religioso. Tras el altar presidía una gran fotografía de Raymond Burr, el actor que encarnó a Perry Mason. Escuché pasos y me escondí. En fila y con aire monacal iban llegando hombres y mujeres ataviados con togas, situándose en los bancos de madera. La ceremonia llegó a la oración final “…danos hoy el sobreseimiento de cualquier causa de nuestros defendidos mas líbranos de todo argumento capcioso de la fiscalía, amén”. En ese momento, el sonido de un mensaje entrante de mi teléfono puso en alerta a la concurrencia y aquí estoy: atado de pies y manos sobre el altar. Confirmo mis sospechas, cada víctima era una ofrenda.

 

 

Queremos saber tu opinión