Encuentro

Carla Cano · Buenos Aires (Argentina) 

Conmigo no pudiste, linda. Obtuve el sobreseimiento y ando tan libre que ni toco el suelo, pero cómo te hubiera gustado verme adentro, no deberías obsesionarte tanto con tu trabajo, vas a afearte de tanto renegar, qué lástima que me odies, porque nosotros dos… Incómoda, me dio la espalda y miró suplicante el tablero del ascensor, entonces agregué: – cuando me retire pichona, te voy a regalar algo, la figurita para que completes el álbum, tómalo como una ofrenda en tu honor. Es la fotografía que hubieras querido agregar a la causa, la que hubiera completado el argumento, yo la tengo, siempre hay que cubrirse, allí se ve claro, pero tuviste un pequeño error en tu alegato, es mi cómplice quien en la foto se mancha las manos y la ropa, yo darling, y a esta altura deberías haberlo intuido… soy un caballero. Por favor, baja primero tú.

 

 

Queremos saber tu opinión