Recuerdos

Javier de la Cruz Amárita · Bilbao 

Hace ya muchos años pero recuerdo mis comienzos con mucha claridad. La época de pasantía en un bufete mediocre ha dejado huella en mí. Con la mesa llena de legajos sobre los más variados temas, disfrutaba del color amarillento de sus hojas y su olor rancio. Tras muchos años ejerciendo la profesión, ésos son quizás mis momentos más felices. Sin la responsabilidad de ser un hombre conocido, seguido por los medios al finalizar las vistas. Un joven anónimo que aprendía con lo que hacía y disfrutaba de cacería con los amigos, rodeado siempre de pichones más rápidos que sus reflejos. Huelga decir que he sido feliz, pero ahora que se acerca el final debo confesarles que no me siento orgulloso de algunos actos y actitudes de mi pasado. Son parte de mi vida y los asumo, pero también debo pedir perdón por el daño causado. Perdón.

 

 

Queremos saber tu opinión