Pichón, pichón

Ascensión Pilar Martínez Ruiz · Benidorm (Alicante) 

Mi gran vocación siempre fue ser una brillante Abogada. Mi sueño actual se reduce a ser pasante, a tener la oportunidad de quemarme las pestañas entre expedientes y legajos, a aprender una profesión, por lo que voy de puerta en puerta entregando mi curriculum, intentando desesperadamente tentar a algún Abogado, cual pichón indefenso sobrevolando una gran cacería. Pero mi sueño de tropezar con la pasantía se está convirtiendo en una pesadilla, y al final de cada día considero seriamente la posibilidad de declararme en huelga. Sin embargo, cada mañana, mientras remuevo con desgana el café, vislumbro entre la neblina de la depresión la sobra de mi gran sueño, y me digo que la ilusión es lo último que se pierde, sintiendo el impulso de salir de nuevo a la calle, a seguir tentando a la suerte, provocando al futuro, cual pichón indefenso sobrevolando una gran cacería.

 

 

Queremos saber tu opinión